Tribuna-Latina

Periódico Mensual para la provincia de Alberta

Tribuna latina 15 años de vida escrita

Dom07232017

Last update05:46:24 PM

Font Size

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel
Back Está aquí: Home Cultura Categorías Libros y Novelas Página

Página

Ratio:  / 1

Carta en cuerpoEscribir sobre tu cuerpo ha sido la más reciente aventura que ansío. Volverte mi página y ver nacer en ella mis palabras. Grabar con mi aliento los puntos finales y las pausas germinales. Escribir sobre tu cuerpo y sus honduras. Escribir la palabra caracol en tu bajo vientre y que mis labios deletreen el monte de Venus;  es describir las albricias de mis manos recorriendo las dunas y la misteriosa escritura de tu ángulo sitiado. Escribir sobre tu cuerpo es una demanda erguida, es avizorar las torres de la distancia y los farallones donde la mar embiste.

Escribir sobre tu cuerpo es una urgencia sin tiempo, son ondeantes pañuelos preñados de adioses de amantes sonámbulos que con sus puños crispados se arrebatan la piel hasta verla nacer en flores de índigo profundo. Escribir sobre tu cuerpo es amar las llanuras y las pacíficas rías rezumadas de tus piernas; es transgredir las gramáticas oficiales e inventariar los diccionarios hasta dar con la palabra que reúna el sello, la imagen reconocible al tacto: el espaldarazo del amor y el deseo.

Escribir sobre tu cuerpo es crear las iniciales miniadas que con paciencia y tezón van iluminando las páginas de tus  sueños de mundos solares.

Escribir sobre tu cuerpo es leer los horoscopos en tu piel, las sabidurías de lunas y firmamentos, los presagios y augurios de mañanas más consistentes.

Escribir sobre tu cuerpo es rebelarse contra las falsedades, es amurallar a la mentira y sus sociales conspiraciones, es  el día a día de la minuciosa hechura de la ilusión que saquea el santuario que el espacio ha creado.

Escribir un diario del gozo, graficar los estertores eruptivos en gritos dentados y la voz de los dedos aprisionando el destello de la entrega, escribir sobre tu cuerpo es darle rienda suelta a la ansiosa afirmación de jardines y aromas.

Escribir sobre tu cuerpo es pintar inviernos y veranos, otoños y primaveras;es consultar el almanaque para fijar el calendario de siembra y cosecha.

Esclarecer de zarza el camino y chapodar los matorrales que ocultar puedan sierpes y verbos innobles, pues  escribir sobre tu cuerpo apremia entendimientos.

Escribir sobre tu cuerpo es responder a los enigmas esfíngicos y oraculares, y  emerger airoso al beso y la centella.

Escribir sobre tu cuerpo rocío, tiempos alborales, auroras de mañanitas con aromas a madroños y hojas de guayaba, Monte Musún, Momotombo y Momotombito, y está linda la mar.

Escribir sobre tu cuerpo las estelas cotidianas en los esplendores de la ternura. Escribir sobre tu cuerpo las letras capitales de tu sol oscuro y la expansión de tu universo; letra a letra, sílaba por sílaba, palabra por palabra visualizar las razones del paradiso y arrullarlas en las cuencas de mis manos.

Escribir sobre tu cuerpo es recordar versos de Guillén y repetirlos como un conjuro:

“Dormías, los brazos me tendistes y por sorpresa

Rodeastes mi insomnio. Apartabas así

La noche desvelada, bajo la luna presa?

Tu soñar me envolvía, soñado me sentí.”

Escribir sobre tu cuerpo es un beso en la lejanía.

Es esta letra de tu piel impregnada. Es esta letra de tu piel impresa.

 

Byron GonzálezByron González